Crocanti de bolitas de morcilla rellenas

Publicado en: Recetas | 4
Un pintxo o aperitivo original y muy fácil de preparar. Pocos ingredientes, mínima elaboración y un resultado muy rico, con el que sorprenderás a la familia o amigos, por su presentación, ya que son una especie de bombones ferrero roche, pero en salado. Para el relleno, puedes usar tu imaginación, yo he utilizado mouse de foie y queso de cabra, pero puedes rellenar las bolitas de morcilla de lo que se te ocurra. También puedes terminar el plato en una sartén con aceite, o como en mi caso al horno, para que no sea tan grasiento.


- para 4 personas -
  • Una morcilla de burgos
  • 4 huevos eusko label
  • almendra cruda troceada
  • queso de cabra
  • Mouse de foie
  • Pimienta negra molida
  • sal

Quitamos el pellejo de la morcilla y desmenuzamos en contenido en un bol, luego batimos dos huevos junto a una pizca de sal y un golpe de pimienta negra molida. Añadimos los huevos batidos a la morcilla desmenuzada, removemos bien con un tenedor, hasta que se mezcle bien, cuando esto ocurra dejamos el bol reposando un par de horas en la nevera.

Una vez reposada la masa, separamos las claras de los otros dos huevos, desechando las yemas (podemos hacer una tortilla con ellas y lo que sobre de las claras después del rebozado crocanti) y las mezclamos sin batir, utilizaremos las claras como pegamento para nuestro crocanti.
Cortamos en daditos el queso de cabra y la mouse de foie y reservamos. Cogemos una cucharada del bol de morcilla y colocamos un dado de queso o de foie que cubrimos de morcilla y amasamos con las manos hasta obtener una bolita, repetimos la operación hasta utilizar toda la masa de morcilla.
Precalentamos el horno a 180 grados, pasamos cada bolita por el pegamento, es decir por las claras de huevo y después por un plato con la almendra troceada, rebozando bien de almendra nuestras bolas. Llegados a este punto, podemos optar por freír las bolas o por hornearlas, yo he optado por la segunda opción para que el resultado sea un poco menos grasiento.
Colocamos en una bandeja las bolitas, y las horneamos durante 15 minutos a 180 grados, controlando que no se tuesten demasiado las almendras, cada horno es una historia diferente y más vale controlar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 Comentarios

  1. Rocío
    | Responder

    No las he pobrado nunca…pero he de decir que tienen una pinta estuoenda!!! Me guardo la receta para hacerla un día… ;)

  2. Lola García Blaya
    | Responder

    Que cosa tan rica!!!!!

Dejar un comentario