Lubina al horno con patatas y cebolla morada de Zalla

Publicado en: Recetas | 12

De odiar el pescado de niño, he pasado a ser un apasionado de este producto, mis pescados favoritos son el besugo, rape, merluza, salmonete, rodaballo, atún, anchoa, bacalao y lubina (no necesariamente en este orden) Se pueden elaborar múltiples recetas y todas ellas deliciosas, poco a poco voy engordando el contenido del blog con ellas, superan en número a las de carne, y eso que soy un carnívoro insaciable…. 

Hoy he visto un programa de televisión del chef del mar, un cocinero apasionado y enamorado del mar y de sus frutos. Angel León (@chefdelmar) (blog) transmite esa pasión al televidente y te embarca en un fascinante viaje plagado de grandes productos, preparados con mimo y maestría, acompañado de interesantes personajes que comparten sus secretos. Me encanta la gente así, que contagia su sana locura y que te enseña cosas que merece la pena conocer.
Hoy cocinaremos una lubina al horno, con unas patatas panadera y cebolla morada de Zalla, con un toque de hierbas aromáticas y txakoli de Bizkaia.


– para 4 personas –
  • 2 lubinas de 1,5 kg (entre las dos) 
  • 2 cebollas moradas de Zalla
  • 5 patatas
  • aceite de oliva virgen extra
  • 2 copas de txakoli
  • 1 vaso de caldo de pescado
  • 1 ramillete de tomillo
  • 1 ramillete de romero
  • sal de Añana
  • pimienta negra molida
  • 4 dientes de ajo

Precalentamos el horno a 200º, mientras preparamos la cama de la lubina. Pelamos las patatas y las cortamos en panadera. En una fuente de horno, echamos un chorrito de aceite de oliva virgen extra, y cubrimos la superficie de la fuente, con las patatas panadera y añadimos un pellizco de sal de Añana y un chorrito de aceite de oliva. Pelamos las cebollas y las cortamos en juliana que repartimos sobre las patatas. Salpimentamos, y nuevamente vertimos un chorrito de aceite de oliva virgen extra sobre la cebolla, junto con una copa de txakoli y los ramilletes de tomillo y romero. Metemos la fuente al horno a 200º durante 15 minutos.

Salpimentamos las lubinas abiertas, las colocamos sobre la cama de patatas y cebolla, y rociamos con un buen chorrito de aceite de oliva virgen extra, añadimos otro vaso de txakoli y un vaso de caldo de pescado. Horneamos a 220º durante 10 minutos.

Sacamos del horno y preparamos un refrito en una sartén, con 4 dientes de ajo laminados en aceite de oliva virgen extra, los doramos y los vertimos sobre las lubinas, ponemos a calentar en la misma sartén un chorrito de vinagre de Jerez y cuando empiece a hervir, lo vertimos de nuevo sobre las lubinas, recogemos todos los jugos de la fuente de las lubinas, junto con el refrito y el vinagre y los calentamos de nuevo en la sartén durante un minuto y lo derramamos sobre las lubinas. Emplatamos un lomo de lubina sobre una cama de patatas y cebolla, regado por la rica vinagreta que acabamos de preparar.

  • Controlar que la lubina esté en su punto, en principio 10 minutos a 220º, es suficiente, pero echa un vistazo a la carne a ver como se comporta el horno. Cada horno es una historia.


Hoy me despido con un super grupazo. Velvet revolver, está conformado por super estrellas tres ex-gun´s & roses (Slash, Duff McKagan y Matt Sorum), además de Scott Weiland (Stone temple pilots) y Dave Kushner (Loaded). Un temazo, adornado por los magistrales riffs de Slash.

Velvet revolver – Fall to pieces
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

12 Comentarios

  1. Delicias Baruz
    | Responder

    Una receta fabulosa. Un abrazo, Clara.

  2. Está estupenda, francamente deliciosa!
    Besos

  3. Víctor González
    | Responder

    me quedo con el apunte musical…y tomo nota de la receta…bueniiisimo.

  4. Marina A.F.
    | Responder

    La cebolla morada le dá un color estupendo!

  5. Su
    | Responder

    Cuando se hace con el pescado entero se puede ver el ojo del bicho para saber si está cocido. Aquí ya es más cosa de gustos sibaríticos… Un besote.

    • Eneko sukaldari
      | Responder

      Tienes razón Su, es cuestión de gustos. Pero con la carne es más variable el punto, en cambio el pescado no se puede servir crudo, ni tampoco seco, debe estar jugoso. Gracias por tu comentario.
      Muxus

  6. Silvia Tc
    | Responder

    que cosa mas buena, esta espectacular, muy rica!
    besos
    Silvia

Dejar un comentario