Pimientos asados caseros

Publicado en: Recetas | 3

Pimientos asados al horno caseros

Los pimientos asados caseros por si solos están deliciosos, pero además pueden alegrar la vida sustancialmente a cualquier plato como guarnición. Carnes, pescados, ensaladas.. las combinaciones son muchas, en este mismo blog tienes un montón de ideas para sacar partido a estos pimientos asados. Por muy buena que sea la conserva, nunca van a estar tan ricos como los hechos en casa, eso te lo garantizo.

Pimientos asados caseros

Fácil    90 minutos     4

Ingredientes

  • 5 pimientos rojos grandes (lamuyos o morrones)
  • aceite de oliva virgen
  • sal de Añana

Preparación

Pimientos asados al horno caseros

Esta receta de pimientos asados caseros es muy sencilla y no tiene ningún misterio. Conviene elegir pimientos con la piel tersa y sin arrugas, para que una vez asados, su carne este bien jugosa y tierna. Precalentamos el horno a 220 grados. Lavamos bien los pimientos bajo el grifo y los secamos con un paño, cubrimos con papel de aluminio una bandeja del horno y echamos un chorrito de aceite de oliva virgen sobre cada pimiento, posteriormente masajemos con la mano los pimientos extendiendo bien el aceite por toda su superficie. Echamos un puñado de sal de Añana sobre los pimientos e introducimos la bandeja en la mitad del horno, bajamos la temperatura del horno a 180 grados y mantenemos a esa temperatura unos 40-45 minutos.

Pimientos asados al horno caseros

A mitad de tiempo le damos la vuelta a los pimientos con ayuda de unas pinzas o algún utensilio similar para no quemarnos. Una vez cocinados, sacamos del horno la bandeja y con cuidado metemos los pimientos asados en un tupper grande para que suden y suelten todo el rico juguillo que llevan dentro dentro del envase para luego poder aprovecharlo.

Pimientos asados al horno caseros

Dejamos que se nuestros pimientos asados caseros se enfríen y suden tapados durante media hora. Transcurrido este tiempo, con paciencia iremos quitando, rabos, pepitas y pelando los pimientos. Una vez pelados, los metemos junto con su jugo en un tuper dentro de la nevera, hasta el momento de disfrutar de ellos. Aliñados con un chorrito de aceite de oliva virgen, unas gotas de vinagre, un diente de ajo picado muy fino y una pizca de sal, están #Rikérrimos

 

La clave

  • Utilizar un pimiento de calidad joven y con la carne tersa.

Cook & roll

Godsmack – Awake

Awake forma parte del segundo disco de la banda estadounidense Godsmack, liderada por su frontman Sully Erna.

Siguiendo Eneko Martinez:

Últimas publicaciones de

3 Comentarios

  1. Pi
    | Responder

    Me encantan los pimientos asados. En mi casa es todo un ritual porque los hacemos a las brasas y nos encantan.

    Que colorcito tienen si me estan pidiendome a gritos que me les hinque el diente.

    Saludossssssss

  2. lolines
    | Responder

    Me gustan un montón los pimientos asados, y me gusta combinarlos con berejenas y cebollas también asadas, o seas una “escalibada” completa.

  3. […] tipo de carne. Para esta ocasión acompañamos el solomillo con salsa a la pimienta, unos pimientos asados y unas patatas vikingas crujientes por fuera y cremosas por dentro. Es una receta muy sencilla […]

Dejar un comentario